Publicado: 11 de Mayo de 2018


* Por Europtica En Cuidados de la vista, Enfermedades oculares, Fatiga ocular, Optico, Salud, Salud ocular · Add Comment.

La presbicia o vista cansada es un problema en nuestra visión, por la que se pierde a capacidad de enfocar objetos a distancias cortas.


Cuando lo padecemos, que suele ser a partir de los 40 años, empezamos a alargar los brazos para poder enfocar esos objetos que queremos ver,por esto hay quien la llama “síndrome de brazos largos”  A


Al principio, cuando la presbicia está en su fase inicial, con este gesto conseguimos ver bien de cerca pero cuando se va haciendo más severa no lo logramos.


Un ojo emétrope, que es aquél no tiene ningún error refractivo, para ver los objetos lejanos esta en reposo, pero para poder leer necesita trabajar, y es cuando se produce la Acomodación.


La acomodación es un proceso que nos permiten ver bien a distancias cortas: se contraen los músculos ciliares, y hacen que el cristalino se abombe aumentando su poder dióptrico(es como si pusiésemos una lupa delante del ojo), además se contraen la pupilas y los ejes visuales convergen.

Cuando llega la presbicia los músculos ciliares, que son los que sujetan el cristalino, pierden de forma progresiva su capacidad de contracción y además, dicho cristalino se vuelve menos flexible, más rígido.  Esto se traduce en una incapacidad de volverse más curvado, por lo tanto perdemos capacidad de enfocar objetos cercanos.


La vista cansada puede llegar acompañada de dolores de cabeza, irritación de ojos, enrojecimiento, etc. Todas estas molestias son debidas al esfuerzo que realizan nuestro sistema visual para intentar ver bien de cerca.

Llegado este momento será su óptico de confianza quien diagnosticara su presbicia y la tratará.


LA presbicia se puede corregir con unas gafas de cerca o si ya es usuario de gafas de lejos y no quiere usar dos gafas distintas, con unas gafas progresivas. Las gafas multifocales actualmente, han evolucionado hasta un punto donde ya apenas se producen los mareos que se producían con los cristales progresivos de primera generación. En la actualidad, existen los llamados progresivos digitales, los cuales son diseñados con tecnología digital.


Esto permite que se consigan campos de visión muy amplios, y el índice de adaptación satisfactoria ha aumentado considerablemente.


¡No le tengas miedo a los progresivos porque tu vecina te haya dicho que se mareaba! Déjate aconsejar por nosotros.


Recuerda que las gafas progresivas cuentan con garantía de adaptación.


También existe la posibilidad de corregir la presbicia con lentes de contacto multifocales, aunque esto es recomendable una vez que el paciente ya ha usado gafas progresivas con anterioridad. De esta forma estará acostumbrado a ver a las dos distancias con una ayuda óptica. Las lentillas progresivas, no son para llevarlas puestas todo el día, sino para ocasiones especiales en las que deseemos librarnos de las gafas y poder ver bien a todas las distancias.


La presbicia la padeceremos todos, es decir es algo fisiológico y no hay que verlo como un problema de salud ocular, si no como un envejecimiento de las estructuras de nuestro ojo, pero que tiene una fácil solución.


Si quieres ampliar información, puedes pasarte por este blog sobre presbicia o vista cansada.


Hasta aquí hemos llegado, si te ha  gustado te pido que lo compartas en tu Facebook, Twitter o cualquier otra red social de tu preferencia.


Gracias por leernos