Publicado: 11 de Mayo de 2018


El espíritu del cambio y la revolución que impregna los años 60, llegó a Ray-Ban como no pudo ser de otra manera.


De una treintena de modelos producidos a principios de la década, el catálogo alcanza los cincuenta en 1969, incluyendo propuestas para todos los géneros y edades.


Ray-Ban conquistó en la época, el liderazgo internacional en la industria de las gafas de sol


Las Balorama, por su parte, debutaron en 1968 y afueron un éxito tras el taquillazo de Hary el Sucio en 1971, donde Clint Eastwood interpretaba al Inspector Callaghan.

En el ámbito musical, Bob Dylan rara vez aparece en público sin su Ray-Ban Wayfarer, siempre con cristales oscuros para remarcar su fascinación enigmática e inconformista.